Home
Créditos: Gabriela Leite.

Los niños nacidos en la era digital miran el mundo – y a los medios audiovisuales e interactivos – con lentes diferentes a las generaciones anteriores.
¿Cómo educar, proteger y potenciar esta nueva infancia?

Este es el segundo informe de la serie que realiza comKids sobre la relación entre la primera infancia y los medios de comunicación en el contexto de la pandemia Covid-19. El artículo fue realizado con el apoyo de la Red Nacional de Primera Infancia, en el marco del proyecto “La Primera Infancia es Prioridad”, habiendo sido premiado por su producción. Además del tema de la calidad de los contenidos que se ponen a disposición de los niños, este material también aborda el uso de pantallas y el tema de la educación a distancia para los niños (disponibles en portugués).

Cuando publicó su libro “The ABC of XYZ: Understanding the Global Generations” en 2009, el sociólogo australiano Mark McCrindle acuñó el término «generación alfa» para designar a los niños que nacerían en los próximos 15 años. La idea era empezar a contar de nuevo, esta vez con el alfabeto griego, para designar, de hecho, el comienzo de algo nuevo. Ha llegado a su fin un milenio, al igual que la era de la incorporación de lo digital en la vida de los seres humanos. A partir de ahí, los bebés nacerían en un mundo no solo con acceso a internet, sino donde las personas están conectadas a dispositivos móviles en todo momento y donde lo digital organiza el mercado, las políticas y las relaciones.

Cuando todos los alfas nazcan en 2025, serán alrededor de 2 mil millones, la generación más grande en la historia de la humanidad. Según McCrindle, es la generación más rica de todos los tiempos, aunque en un contexto de gran desigualdad social, son los más experimentados tecnológicamente y disfrutarán de una vida útil más larga que cualquier generación anterior.

“Esta nueva generación es parte de un experimento global no intencionado en el que las pantallas se colocan frente a ellos desde una edad temprana, desempeñando papeles en el cuidado, el entretenimiento y la educación. El acortamiento de la capacidad de atención, la gamificación de la educación, una mayor alfabetización digital y la formación social deteriorada son temas que nos afectan a casi todos, pero transforman con más fuerza a quienes están atravesando sus años de formación ”, explica el académico.

Una encuesta realizada por el Departamento de Inteligencia de Investigación de Mercados del canal Gloob reunió una serie de influencias que hacen que la infancia de hoy sea tan única: el estudio sugiere que el mundo será recreado por Alpha y luego conquistado por generaciones posteriores. Vea más en la siguiente tabla:

box-alphas.png (1024×768)

Medios y desigualdad

Según la encuesta Papagaio Pipa 2019, realizada por el instituto brasileño de inteligencia de mercado MultiFocus, los Alpha brasileños suelen permanecer en sus teléfonos celulares entre dos y tres horas al día y sin abandonar el uso de la televisión, lo que puede significar hasta seis horas de pantallas diarias. Desde un punto de vista socioeconómico, más del 68% de los niños brasileños de entre cuatro y seis años que pertenecen a familias de bajos ingresos usan Internet. En la clase C este porcentaje se eleva al 81% y en las clases A y B es del 90%.

Con el cierre de escuelas en 2020 y la dependencia de la educación a distancia, se hizo evidente cómo este acceso o este no acceso a internet refuerza la desigualdad social en Brasil e influye en la garantía de otros derechos de la niñez y adolescencia, como la educación. Según el Jefe de Educación de UNICEF Brasil, Ítalo Dutra, el alejamiento total de la cultura digital es problemático porque implica la construcción de nuestro futuro como sociedad, que ya no puede disociarse de la comprensión y uso de las tecnologías. “Es absolutamente saludable que las escuelas, independientemente del contexto de la pandemia, incorporen en su planificación la inclusión de diferentes niños en el mundo mediático y digital, para que puedan aprender de él en un entorno seguro y tener igualdad de oportunidades”, sostiene.

Además de la educación formal, que se ha convertido en educación “en línea”, el alcance del repertorio cultural de los niños brasileños también varía según su acceso a los medios. “Los televisores, mucho antes de Internet, estaban en el centro de la vida doméstica, como medio de entretenimiento y fuente de información permanente para toda la familia, actualizando diariamente el mundo conocido por cada espectador. En este sentido, considero a la televisión, así como la internet más contemporánea, un vehículo indiscutible para ampliar los espacios de aprendizaje que ofrece la sociedad moderna ”, argumenta Zelia Cavalcanti, educadora y consultora pedagógica en producciones como el clásico Castillo Rá-Tim-Bum de la TV educativa brasileña.

Pero si el acceso al televisor en Brasil es casi universal, esto no significa que la calidad del contenido distribuido sea la misma en todos los casos: los canales infantiles, por ejemplo, están restringidos a la televisión de pago. Y aunque el 68% de los niños de la clase DE tienen acceso a Internet, “estar en Internet” también es relativo para ellos. El 100% no tiene una computadora con internet disponible en casa; si bien el 52% tiene acceso a un celular, en el 35% de los casos es de uso compartido y el 89% de estos celulares son de prepago, es decir, el consumo de contenido largo o más pesado depende mucho del acceso a una buena red wifi.

En este escenario, redes como WhatsApp y YouTube son las que comandan: el 75% de los niños declara ver videos en la plataforma siempre, lo que exige una mediación esencial por parte de los cuidadores. Considerando todas las clases sociales, el 49% de los niños durante su primera infancia accede al contenido de Internet con sus padres, pero el 27% de ellos normalmente navega solos. Esta tasa se eleva al 39% en la clase DE, lo que significa que estos niños son mucho más vulnerables a contenidos no apropiados para su edad.

Buenas prácticas

La presencia masiva de los medios de comunicación en la vida de los niños de hoy y su papel en la superación de las desigualdades sociales apuntan nuevamente a la necesidad de discutir la calidad de los contenidos ofrecidos. ¿Cómo pueden los medios creados para los niños empoderar a su audiencia, generar mejoras sociales y trabajar junto con la escuela para promover el aprendizaje? Brasil recopila algunas buenas prácticas al respecto.

Zelia Cavalcanti dice que, con la producción de Castelo Rá-Tim-Bum, la idea de TV Cultura fue colaborar, como medio de comunicación masiva, para mejorar las condiciones de aprendizaje de los niños que, por diversas razones, llegaron a la Escuela Primaria sin haber asistido a clases de educación infantil preescolar. Así, el programa comenzó a difundir contenidos que podrían reducir la brecha en el desempeño escolar entre niños de diferentes niveles sociales. “Se abrió un nuevo espacio educativo en el momento de la programación infantil, en el que los niños podían divertirse y aprender sobre diversos temas, muchos de ellos directamente relacionados con el llamado ‘mundo infantil’, tanto como otros de los que los niños pequeños suelen ser excluidos, como el arte, la música, la historia, la ciencia ”, explica.

Pionera en el desarrollo de contenidos audiovisuales para apoyar el aprendizaje, Sésamo, la organización social estadounidense sin fines de lucro que produce el tradicional programa de televisión Plaza Sésamo, trabaja actualmente en Brasil en colaboración con representantes gubernamentales, educadores y organizaciones de la sociedad civil para asegurar que el currículo educativo de sus producciones está alineado con los objetivos de desarrollo y aprendizaje establecidos en la Base Curricular Común Nacional (BNCC).

“Nuestro proceso de creación y desarrollo de contenido se basa en el aprendizaje de los niños. La mayor parte de nuestro contenido tiene una intención educativa muy clara. Esto no significa que el contenido de Sésamo sea didáctico o que reemplace las experiencias formales de aprendizaje, sino que estamos sumando esfuerzos y siendo coherentes con el recorrido educativo de los niños brasileños ”, explica Julia Tomchinsky, directora de educación e impacto social en la organización.

La idea de la organización es que, al observar sus contenidos, el niño pueda asumir una postura activa que se despliega en acciones prácticas más allá de la pantalla, para que el aprendizaje allí propuesto se transporte a situaciones reales vividas por los niños y sus familias. Durante la pandemia de Covid-19, se asociaron con varias redes de educación pública en el país para apoyar el aprendizaje remoto mediante el uso de sus recursos de aprendizaje. Los materiales, disponibles de forma gratuita, se pueden acceder a través de este enlace.

Tarjeta enviada por Whatsapp a padres y educadores con indicaciones de actividades físicas que complementan los contenidos digitales durante la Semana del Niño, en octubre de 2020. Créditos: divulgación de Sésamo Brasil.

Tarjeta enviada por Whatsapp a padres y educadores con indicaciones de actividades físicas que complementan los contenidos digitales durante la Semana del Niño, en octubre de 2020. Créditos: divulgación de Sésamo Brasil.

Medios y educación

“Independientemente de la escuela o no, los niños tienen acceso al contenido de los medios, porque son parte de sus vidas. La pregunta es qué va a hacer la escuela con esto. Creo que son una oportunidad, una excelente oportunidad para iniciar un proceso de reflexión ”, dice Valdenise Nogueira, coordinadora pedagógica de la Escuela Municipal de Educación Infantil José Albino Pimentel, en el interior de Paraíba, que atiende principalmente a las comunidades quilombolas de Gurupi. -Ipiranga.

Antes de la pandemia, la escuela exhibía mensualmente cortos nacionales para niños en educación infantil en un club de cine que fue comisariado por los propios educadores y estudiantes. Después de las sesiones, los maestros hablan con los niños sobre los videos mostrados y el contenido cubierto. “Los medios pueden ser un espacio rico para muchos intercambios y experiencias, para tener acceso a cosas que no conocemos, para crear lazos y acercarnos a otro que hasta ese momento resultaba alguien muy lejano. Pero este buen uso depende en gran medida del adulto que media el contenido que del niño ”, defiende Valdenise.

Debido a las limitaciones de acceso a Internet por parte de la comunidad, el cine club tuvo que ser interrumpido con el cierre de la escuela, pero la dirección dice que el objetivo para 2021 es intentar que el contenido esté disponible en línea y permitir que las familias accedan a la actividad para que pueda sostenerse a distancia.

El club es parte de un proyecto más amplio, desarrollado por la escuela en asociación con la Startup Social Semente Cinematográfica, que hace uso de la tecnología y el arte en el proceso de enseñanza-aprendizaje, desarrollando el potencial pedagógico del cine en las escuelas. Además de la exhibición de videos, que tiene como objetivo sensibilizar a estudiantes y profesores sobre el lenguaje cinematográfico y ampliar su repertorio, la metodología también implica la producción de contenidos por parte de los propios niños.

“La idea es introducir el audiovisual en las prácticas educativas como una especie de juego. Estos juegos tienen reglas y eso hace que los niños se involucren en algún tipo de creación o investigación estética ”, explica Felipe Barquete, fundador de Semente Cinematográfica. Los temas, la captura de imágenes y otros procesos de producción se realizan dentro de los talleres que se desarrollan durante el horario escolar. La Escuela de Cine Experimental de José Albino Pimentel dio como resultado siete películas y capacitó a los profesores para continuar sus actividades de producción audiovisual con los estudiantes.

“El aprendizaje significativo es lo que busca todo docente, conocimiento que no solo contribuya al alumno en su desarrollo individual, sino a la sociedad. En este sentido, el audiovisual puede contribuir de varias formas ”, defiende Felipe. En su opinión, el cine y otros medios permiten acceder a otras formas de ver el mundo, lo que contribuye directamente a construir ciudadanía y promover la diversidad.

Pero, además de disfrutar de las obras, el cineasta enfatiza el poder empoderador de los medios de comunicación para una generación que ya se entiende como productora de contenidos y conocimiento. “Cuando la cámara va a la mano del niño, se convierte en una metodología activa. El niño buscará en el mundo la relación con los conocimientos que haya adquirido en una clase, en el libro de texto. Este movimiento de articular el saber de la escuela con el saber que hay en el mundo, no solo estimula la creatividad, sino también el protagonismo en la adquisición de conocimientos ”, explica.

fotosemente1.jpg (2048×1536)
Alumnos de escuela infantil quilombola, en Paraíba, producen sus propias películas sobre la comunidad y el território a lo cual pertenecem. Créditos: Semente Cinematográfica/Divulgación.

Contenido de calidad

Los expertos coinciden en que la calidad del contenido y la interacción de lo que se accede en las pantallas es tan importante como el tiempo que les dedicas. Según el Instituto Central Internacional de Televisión Juvenil y Educativa, organismo internacional que estudia la relación de la televisión con niños y jóvenes, los contenidos de calidad para niños en la primera infancia deben respetar las habilidades cognitivas y preferencias de este grupo de edad, lo cual se expresa en velocidad de narración, que debería ser más lenta; en la estructura dramatúrgica, que debe ser simple; y en las conexiones que establece con las experiencias cotidianas, que deben aludir al mundo conocido del niño pequeño.

Además, el contenido no debe presentar tensiones que causen daño emocional o traer personajes que tengan un carácter antisocial o actitudes destructivas, sino que deben incidir en la construcción de la identidad de los niños pequeños con refuerzo positivo. Por último, un buen programa, película o juego para la primera infancia inspira participación, interacción, actividad motora, comunicación y habla.

La investigación MídiaQ, creada por Midiativa – Centro Brasileño de Medios para la Niñez y la Adolescencia, originó una serie de postulados sobre la calidad audiovisual infantil, ampliamente utilizados como parámetros rectores para los productores de contenido, pero también como criterio de evaluación para una lectura de calidad crítica. , ya sea en la TV o en la pantalla de su teléfono y tableta. Conoce aquí los diez principios de calidad en la programación infantil.

Ante las dificultades que impone el aislamiento social y la mayor centralidad que han asumido las pantallas en la vida de los niños, saber seleccionar buenos contenidos infantiles se ha vuelto aún más imprescindible para la protección de los niños. Lunetas, portal de periodismo sobre la infancia brasileña, publicó en agosto de este año el especial «Niños y tecnologías», que aborda muchos temas en línea con los abordados por esta serie de informes. En una asociación de difusión, sugerimos leer el siguiente artículo, que complementa el esquema presentado por este artículo sobre la curación de contenido: Mediação parental: caminhos para orientar as crianças na internet 

Lea, también de Lunetas, algunos testimonios de niños que forman parte de las estadísticas de exclusión en Como é a infância de crianças sem acesso à internet?

Informe: Priscila Crispi para Comkids

Traducción: Aldana Duhalde

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s