Home

Cada 3 horas, en Argentina, una niña de entre 10 y 14 años se convierte en madre (Niñas madres). En lo que va de 2018, 13 niñas fueron asesinadas y la mayoría de ellas, además, abusadas sexualmente. En el mismo país donde esto sucede y en el que existe una Ley de Educación Sexual Integral desde el año 2006, grupos religiosos y asociaciones autodenominadas pro vida se oponen -a través de campañas y hasta manifestaciones públicas- a que se enseñe educación sexual integral con perspectiva de género en las escuelas.

Desde Latinlab, entendemos que todos los niños, niñas y adolescentes tienen derecho a recibir información y acceder a contenidos de Educación Sexual Integral y que el Estado, a través del sistema educativo, es el responsable de garantizar este derecho.

Frente a las campañas que, con eslogans como #Conmishijosno o #Noalaideologíadegénero, se oponen al dictado de estos contenidos, creemos que es fundamental tomar posición, argumentar y defender el derecho de chicos y chicas a recibir Educación Sexual Integral.

¿Qué es la Ley Nº 26150 de Educación Sexual Integral (ESI)? 
La ley establece, en primer lugar, que la educación sexual es un derecho de niños, niñas y adolescentes e incluye entre sus principales objetivos, los siguientes:
  • Incorporar la educación sexual integral dentro de las propuestas educativas orientadas a la formación armónica, equilibrada y permanente de las personas;
  • Asegurar la transmisión de conocimientos pertinentes, precisos, confiables y actualizados sobre los distintos aspectos involucrados en la educación sexual integral;
  • Promover actitudes responsables ante la sexualidad;
  • Prevenir los problemas relacionados con la salud en general y la salud sexual y reproductiva en particular;
  • Procurar igualdad de trato y oportunidades para varones y mujeres.

A partir de estos objetivos, la ESI propone que las escuelas desarrollen clases y actividades para que chicos y las chicas, de acuerdo a sus edades, aprendan a conocer su propio cuerpo, adopten valores y actitudes responsables relacionadas con la sexualidad, conozcan y respeten el derecho a la identidad, la no discriminación y el buen trato, puedan saber más sobre su proceso de crecimiento, el cuidado y respeto de su propio cuerpo y el de los demás. Y sobre todo, encuentren espacios donde hablar de temas que son fundamentales para su desarrollo y su propia identidad, con adultos responsables.

En el caso de los y las adolescentes, algunas de las herramientas que propicia la ESI son:

  • Expresar sus emociones y sentimientos
  • Decidir con libertad y responsabilidad cuándo iniciar las relaciones sexuales y con quién
  • Evitar embarazos no deseados e infecciones de transmisión sexual
  • Conocer el derecho de las adolescentes embarazadas a seguir estudiando
  • Respetar la diversidad sexual y rechazar toda forma de discriminación
  • Construir un análisis crítico sobre los mensajes cotidianos sobre la sexualidad (televisión, Internet, chistes)
  • Saber a quién acudir en caso de violencia sexual

Para todos y cada uno de estos objetivos, el Ministerio de Educación de la Argentina desarrolló materiales específicos para cada nivel y para trabajar en familia.

En el siguiente sitio web se puede acceder a ellos, clasificados según sea para nivel inicial, nivel primario, nivel secundario y familias:

Materiales y Cuadernillos ESI

En la siguiente imagen se resumen los contenidos fundamentales propuestos para cada nivel educativo:
44267109_2009650232403911_6336252564731854848_o
El proyecto y sus modificaciones. ¿De qué se trata?
En los últimos meses, la cámara de diputados de Argentina dio media sanción a un proyecto que propone modificaciones a la Ley sancionada en 2006.
¿Por qué? En primer lugar, es importante recordar que esta ley no se aplica en todas las escuelas, ni siquiera en todas la regiones del país. Por un lado, muchas provincias no adhirieron a pesar de ser una ley nacional. Por otro, en muchas escuelas no se trabaja con ESI simplemente porque la institución cree que no se corresponde con su ideario.
Esta situación deja a infinidad de niños, niñas y adolescentes sin su derecho a la educación sexual integral.
Pero, además, desde 2006 en adelante se produjeron algunos cambios fundamentales en materia de legislación que es importante contemplar. Entre ellos:  ley de trata, de parto respetado, de protección integral contra la violencia hacia las mujeres, de matrimonio igualitario y de identidad de género.
Este es entonces el contexto en el que se presentó el proyecto de modificaciones que obtuvo media sanción y que provocó el rechazo de estos grupos antiderechos.
Como bien explica Leandro Cahn, director ejecutivo de Fundación Huésped en esta nota de Revista Anfibia, las modificaciones que se proponen en el nuevo proyecto son las siguientes:
  • Reafirmar la perspectiva laica y científica de la ley
  • Declarar la ley de orden público. (Es decir, que no dependa de las provincias adherir o no)
  • Eliminar del texto la posibilidad de que los establecimientos educativos adapten la ESI a “su ideario institucional y a las convicciones de sus miembros”. Es decir, que los contenidos mínimos curriculares deben ser enseñados obligatoriamente en todas las instituciones educativas. Explica Cahn “por ejemplo, las escuelas confesionales podrán, como parte de su ideario, recomendar la abstinencia como forma de evitar embarazos no planificados o infecciones de transmisión sexual, pero no cercenar el derecho de sus alumnos a conocerlos y saber de su eficacia ni de otras alternativas”.
  • Permitir el trabajo de contenidos de la ESI de manera transversal (algo que establece la ley hasta ahora) pero incorporar espacios curriculares específicos, es decir, en talleres semanales o materias de ESI
  • Incorporar preguntas relacionadas con la enseñanza y aprendizaje de la Educación Sexual Integral en los operativos de evaluación del sistema educativo nacional

 

Con nuestros niños y niñas, sí

Hace apenas unos días, en la provincia de Río Negro, 9 niñas de 11 años pudieron denunciar los abusos que sufrían de parte de un profesor de la misma escuela. Fueron capaces de contar lo que les había ocurrido, luego de que, en una clase de ESI en la que recibieron información sobre el cuidado del cuerpo y el respeto por la intimidad, una de ellas se animó a contar de manera anónima cómo era abusada por un profesor.

Como mencionamos anteriormente, la Educación Sexual es un derecho. No depende de las familias enseñar o no sobre estos temas sino que el Estado debe garantizarlo. Y para eso, justamente, existe la ley. Para que todos los chicos y chicas de la Argentina puedan acceder a contenidos mínimos comunes sobre este tema que les permitan conocerse, cuidar su cuerpo y el de los demás, acceder a información sobre su sexualidad, despejar dudas e inquietudes, aprender a respetar la diversidad y la equidad de género y, sobre todo, encontrar estrategias para defenderse de abusos sexuales que, en la mayoría de los casos, ocurren en el ámbito intrafamiliar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s