Home

Este 24 de marzo se conmemora el 40 aniversario del comienzo del último golpe cívico-militar en Argentina. Una de las estrategias que utilizó el gobierno militar fue la censura en el área de la cultura, algo que se hizo carne en la persecución a autores, prohibición de libros, canciones, cierre de editoriales y vaciamiento de bibliotecas. En ese contexto existió la “Operación Claridad” que puso su foco en las áreas de cultura y educación. La censura de libros incluyó también la literatura infantil y los libros y manuales de texto escolar.

Seguir contando historias, hacer que estos libros sigan circulando es también una forma de repudiar una y otra vez el autoritarismo y defender la democracia y la libertad.

Algunos títulos prohibidos y que hoy podemos leer

  • La torre de cubos. Es un libro de Laura Devetach que contiene varios cuentos en los que habla de la vida cotidiana: padres que trabajan, familias a las que no es alcanza la plata, la muerte, etc.

El libro, que agrupaba cuentos como La torre de cubos, La planta de Bartolo, El pueblo dibujado, entre otros, fue prohibido  según la resolución Nº 480 del Ministerio de Cultura y Educación de Córdoba, por “simbología confusa, cuestionamientos ideológico-sociales, objetivos no adecuados al hecho estético, ilimitada fantasía, carencia de estímulos espirituales y trascendentes”.
torrecubostorre1

En este link se puede leer el cuento “La planta de Bartolo” que integraba el libro de Laura Devetach: Planta de Bartolo

 

 

  • Un elefante ocupa mucho espacio:

 En 1976, Un elefante ocupa mucho espacio, de Elsa Bornemann fue elegido para integrar la Lista de Honor del Premio Internacional “Hans Christian Andersen”, otorgado por International Board on Books for Young People, con sede en Suiza. Un año después era prohibido, por un decreto de octubre de 1977, en la Argentina por relatar una huelga de animales.elefante1

 

El decreto, que también prohibía el libro El nacimiento, los niños y el amor  de Agnés Rosenstiehl, argumentaba que: “En ambos casos se trata de cuentos destinados al público infantil, con una finalidad de adoctrinamiento que resulta preparatoria a la tarea de captación ideológica del accionar subversivo (…) De su análisis surge una posición que agravia a la moral, a la Iglesia, a la familia, al ser humano y a la sociedad que éste compone.”

 

5dedos

También fueron prohibidos El pueblo que no quería ser gris, La ultrabomba y Cinco dedos, un cuento escrito en Berlín Occidental y publicado por Ediciones de la Flor. En este caso, la orden de censura se transmitió por radio e incluso un decreto posterior determinó el arresto de sus editores.

Aunque no se tiene tanta información, también fueron prohibidos el texto escolar Tú y yo, La tacita azul (Editorial Progreso) y Los zapatos voladores de Margarita Belgrano, uno de los cuentos de la colección los Cuentos del Chiribitil y, de la misma colección, Jacinto, de Graciela Cabal.

jacinto1

 

Hoy, a 40 años del inicio de la más sangrienta dictadura en Argentina, nuestro homenaje a los cuentos y a las historias que invitan a los chicos y chicas a volar, a cuestionar y a desarrollar la más maravillosa e “ilimitada fantasía”.

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s