Home

Los medios digitales están teniendo un impacto significativo en el mundo de la programación preescolar.

Uno de los mayores puntos de discusión entre los productores y distribuidores de programas preescolares en el pasado MIPTV fue el impacto de la nueva generación de plataformas over-the-top como Amazon, Hulu y Netflix. Una encuesta de algunos de los especialistas del género revela que la mayoría de ellos están en conversación, desarrollo o producción con una o más de las nuevas plataformas de televisión por Internet que parecen estar determinadas a establecer rápidamente una reputación para contenido preescolar y tienen dinero para gastar. Por supuesto, todo esto es una buena noticia para los productores de [programación] preescolar, ya que significa que tendrán un montón de nuevos clientes a quienes venderles. Mejor aún, todas las plataformas OTT quieren ofrecerles a sus clientes algo exclusivo, idealmente el nuevo programa preescolar más popular, que ayude a estimular la demanda.

“El hecho de que todas las plataformas OTT están buscando establecerse en [programación para] niños se suma a una muy buena oportunidad para los productores infantiles”, confirma Ira Levy, productor ejecutivo y socio de Breakthrough Entertainment.

Este aumento en la competencia está elevando la calidad de la producción infantil, agrega Levy. “La verdad es que la audiencia gravita hacia un buen contenido. Tener shows como House of Cards en Netflix empuja a su vez a los canales de cable y a las televisoras abiertas, porque todos están compitiendo por audiencias. Eso es tan cierto para la producción infantil como para el drama”.

BLOQUES DE CONSTRUCCIÓN
El acuerdo exclusivo de Netflix con DreamWorks Animation es el ejemplo más claro de la importancia estratégica de los contenidos infantiles originales. Netflix ha dicho que las 30 series para niños que ha presentado exclusivamente vía streaming han sido vistas por más de 2 millones de espectadores. Y debido a que estos servicios basados en Internet no están limitados por las grillas de programación, su apetito por programas infantiles es elástico. “No están limitados por los mismos problemas de espacio que tienen las cadenas de televisión abierta”, dice Levy, cuya compañía ha licenciado My Big Big Friend a Netflix.

Independientemente si se trata de una plataforma de niños a través de Internet o de una televisora preescolar establecida, las reglas en cuanto a lo que convierte a un show preescolar en un éxito siguen siendo bastantes constantes, afirma Levy.

Tom van Waveren, CEO y director creativo de CAKE, está de acuerdo. “Cuanto más buscamos lo que es nuevo, más nos damos cuenta de que los programas exitosos son fundamentalmente sobre las cosas que no cambian”, insiste el ejecutivo. “Parece increíblemente obvio, pero se trata de la historia y del personaje. Últimamente se ha regresado a eso”.

Van Waveren continúa, “una gran cantidad de las franquicias preescolares exitosas son historias con personajes amistosos y líneas argumentales simples en las que los niños preescolares pueden reconocerse a sí mismos. En el fondo, es necesario que haya un grupo de personajes convincentes con quienes el público pueda identificarse”.

Para CAKE, eso incluye programas como Poppy Cat, una propiedad de cuentos clásicos ahora en su segunda temporada, y Ella Bella Bingo. Ambas son ideas simples que se centran en la interacción de un grupo de amigos.

TRANSMITIENDO EL MENSAJE
Además de la calidad de la narración y los personajes, una perspectiva fresca a menudo hará que los comisionadores y los televidentes preescolares se sienten y tomen nota.

Van Waveren de CAKE traza un paralelo cinematográfico: “Fue el director de cine Stanley Kubrick quien dijo, ‘ya se han hecho todas las tomas, el reto es hacerlas mejor’. Es lo mismo con [la programación] preescolar en el sentido de que la gente realmente responde a las ideas familiares con un toque original”.

Por ejemplo, muchos programas preescolares tienen mensajes morales familiares, como aceptar nuestras diferencias. Pero el proyecto más reciente de CAKE de Komixx Entertainment, Wanda and the Alien, sugiere que lo diferente es interesante, explica van Waveren.

“En el show, Wanda se encuentra con un extraterrestre y va al mundo del extraterrestre y piensa que es fantástico. Mi consejo es tomar un mensaje moral que has escuchado cientos de veces y tratar de presentarlo un poco diferente para producir una voz clara y dulce que sea cálida y atractiva”.

Otra ventaja de los shows que se destacan visualmente, es que tienen más posibilidades de sobresalir a través de un mercado preescolar congestionado, añade Arne Lohmann, VP de ZDFE.junior en ZDF Enterprises. “Cuando se trata de hacer que un programa se destaque, como lo hicimos con Q Pootle 5, Mofy y Laura’s Star, la calidad superior es obviamente una necesidad, pero también se pueden reunir estilos y técnicas innovadoras con buenos resultados”.

***Imagen***Visualmente, la programación fuerte funciona bien, especialmente en preescolar, ya que mantiene la atención de una audiencia que se distrae fácilmente. Otro buen consejo es alentar a los escritores para que hagan historias que no atraigan sólo a niños en edad preescolar, sino también a sus padres y cuidadores.

Pierre Sissmann, CEO y presidente de Cyber Group Studios, está de acuerdo. “Lo ideal es encontrar un tema que llegue a los niños en edad preescolar, podría ser su relación con sus padres, sus hermanos o sus compañeros de guardería. Después escribirlo de una manera que les guste a los niños y a sus padres, sin ser demasiado específico culturalmente”.

La mayoría de las comisiones preescolares tendrán que satisfacer el currículo, pero cuando se trata de satisfacer las necesidades educativas, es importante recordar que la principal motivación de los niños preescolares es divertirse. Por eso, en primer lugar, los shows tienen que ser divertidos y atractivos, explica Annika Bluhm, VP de creatividad en DreamWorks Classics, el hogar de marcas preescolares como Noddy y Postman Pat. “Los niños quieren jugar y aprender sobre el mundo que los rodea y nuestro trabajo es entretenerlos y ayudarlos a descubrir. Creo que los mejores shows preescolares tienen un aprendizaje de primeros años entretejido en la estructura de la serie. En los últimos años ha habido una gran cantidad de shows específicamente ***Imagen***liderados por un currículo, por lo que definitivamente hay una necesidad de traer más que el aspecto de aprendizaje social y emocional a la programación preescolar”.

Otra razón a considerar en el contenido educativo de un programa, es que los padres siempre están en busca de contenido televisivo educativo y sano de la misma manera que buscan meriendas saludables para sus hijos, menciona Tone Thyne, productor supervisor en Little Airplane Productions. “Es por eso que trabajamos con investigadores de educación para ver los objetivos del plan de estudios a lo largo del proceso de escritura. Nuestro trabajo como creadores es tomar estas ideas educativas y hacerlas invisibles para que el resultado final no sea muy didáctico y sea divertido”.

Por ejemplo, la serie The Adventures of Napkin Man de Little Airplane, licenciada por Breakthrough, es una mezcla visualmente atractiva de acción en vivo y animación 2D que enseña a niños en edad preescolar cómo enfrentar las emociones difíciles.

Sissmann de Cyber Group dice que encontrar la combinación adecuada de educación y entretenimiento es particularmente difícil al crear marcas preescolares mundiales, un área en la que su empresa ha tenido cierto éxito. “Es un desafío porque los valores educativos difieren de país a país. El truco es encontrar y aludir a los valores fundamentales que apelan universalmente”.

MUNDO PEQUEÑO
Cyber Group sin duda encontró la fórmula correcta con su mayor éxito hasta el momento, Zou, que ahora cuenta con 104 episodios y que se ha vendido a más de 150 países en más de 20 idiomas, con una película CGI en 3D en proceso. Sissmann explica por qué cree que se ha convertido en un éxito tan grande. “Si dejas a un lado toda la escritura y la animación, el show básicamente es sobre la familia. En la programación preescolar no ha habido muchas series grandes sobre las familias y creo que acertamos en algo. Estoy seguro de que eso es una gran parte del éxito de Zou. Cuando lo discutimos en Italia, dijeron que los valores familiares son muy importantes, como lo hicieron en China, Medio Oriente, Francia y el Reino Unido”.

Un hecho que está afectando la forma en que las televisoras comisionan programación preescolar es la tendencia cada vez más grande de los niños en hacerse mayores más temprano, dice Bluhm de DreamWorks Classics. “Un número importante de niños están saltando de la programación preescolar a shows para edades mayores mucho antes de lo que solían hacer. Cuando un programa atraía a niños de entre 3 y 5 años de edad, ahora con frecuencia sabemos que tenemos un número significativo de niños más pequeños que están viendo y un número igualmente importante de niños de alrededor de 4 años de edad que están pasando a la televisión para ‘niños grandes’. Las televisoras están empezando a abordar esto mediante la creación de más shows tipo ‘puente’ que puedan atraer a la demografía de 4 a 6 años como una manera de mantener a la audiencia por más tiempo”.

REDUCIENDO LA BRECHA
Van Waveren de CAKE también ha observado el creciente apetito por la edad preescolar mayor. “Hay un reconocimiento de que si centras tu concepto demasiado joven entonces pierdes a los niños de entre 5 y 7 años de edad, la etapa intermedia entre los de 2 a 4 años y de 6 a 11 años. Ciertamente, en Norteamérica nos encontramos con más televisoras que dicen que hay espacios para los de 6 a 9 años de edad, por lo que al enfocarte en un show de edad preescolar más grande no pierdes esas oportunidades”.

Todos tratan de anticipar lo que las televisoras quieren, pero es un juego peligroso, afirma van Waveren. Productores experimentados advierten de no tratar de adivinar el mercado. “Es una estrategia arriesgada, porque los plazos de tiempo son tan largos que en el momento en que has desarrollado el show, la televisora podría no estar buscándolo más”, observa Van Waveren.

Thyne de Little Airplane está de acuerdo. “Puedes pasar meses desarrollando un programa de matemáticas sólo para darte cuenta de que se han trasladado a la alfabetización. Sólo entiende el plan de estudios y crea un show en esa base”, aconseja el ejecutivo.

PASIÓN POR PREESCOLAR
Para Bluhm, los mejores shows vienen de “la visión y pasión del creador… por encima de esa pasión se necesita una gran idea, un gran escritor y un gran equipo de producción para llevarlo a la pantalla. Si no tiene estos componentes vitales entonces el show probablemente no sobrevivirá en una arena congestionada”.

Últimamente, la pasión por preescolar es lo que ha convencido a Breakthrough Entertainment a volver al género después de una larga ausencia. Breakthrough está distribuyendo The Adventures of Napkin Man y está desarrollando la serie infantil de Margaret Atwood Wandering Wenda & Friends (título provisional).

“¿Por qué hemos regresado a programas preescolares? No porque es fácil”, comenta Levy. “Es más fácil hacer una comedia exitosa en horario estelar que conectarse con una audiencia infantil. Pero cuando logras que los niños se conecten a un programa de televisión en el cual han estado involucrados, es una sensación muy satisfactoria. Ver que estas pequeñas personas participan con el mundo, en parte debido a estos shows, ¡es emocionante!”.

Por David Wood publicado en http://newsletters.worldscreen.com/tvninos/TVNinos.htm

Foto: http://digitaljournal.com/article/313466

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s