Home

Desde 2013, el Proyecto Comunicación Cultural y Niñez, del Ministerio de Cultura de Colombia, se propuso fortalecer la interlocución con los niños, para dialogar y conocerlos desde sus prácticas en su vida diaria. Para esto se realizó una exploración en etapa piloto con el fin de conocer sus hábitos de consumo desde una perspectiva más cotidiana sobre la relación de chicos entre 5 y 11 años de Bogotá, Medellín y Barranquilla, con la televisión, Internet, libros y otros consumos mediáticos.

Acceder el estudio completo

El consumo mediático abarca el uso y los hábitos asociados a los diferentes medios de comunicación, esto es la televisión y el cine que se ven; los libros, las revistas y los periódicos que se leen -ya seaen medios digitales o impresos; la radio que se escucha; y en general, la interacción que se realiza con los nuevos medios como Internet, las aplicaciones multimediáticas y los video juegos. Tanto el uso como los hábitos se analizan a través de características que determinan tanto la forma de consumo como el tipo de medio, la frecuencia, los horarios, los patrones de conducta al consumir, la socialización del consumo, las necesidades y expectativas frente al consumo, las  preferencias con respecto al contenido, y el tipo de lectura que realiza el consumidor.

La presente investigación trabajó sobre estadísticas cuantitativas pero además en base a un trabajo de campo que se ocupó de indagar de manera directa y en contextos realeslas conductas de personas o grupos poblacionales para responder preguntas concretas, analizar hipótesis o teorías formuladas con anterioridad.

Para este estudio se indagó de manera directa  a niños colombianos para entender quépiensan, hacen, sienten y esperan las audiencias actuales y potenciales.

Algunas conclusiones generales

 – Sobre el consumo

–       Se observó -en la mayoría de los casos- un aumento en el consumo conforme los niños van creciendo, excepto en el caso de la televisión, que consumen casi la totalidad de los niños en todas las edades, con un rango de consumidores entre el 96% y el 98% dependiendo de la edad, y un promedio general del 97%.

–       Se destaca un consumo creciente con la edad es en los videojuegos, la radio, la música grabada y el uso de Internet. Los demás consumos también muestran un comportamiento creciente aunque no tan marcado como en los casos mencionados. En el caso del cine no hay una tendencia clara, aunque el pico de mayores consumidores se ubica entre los nueve y los diez años.

–       Internet también presenta una variación fuerte de consumo en parte por motivos similares, a los cinco años 29% de la población accede, y a los once años la cifra es del 77%. No obstante la cifra de consumidores a los cinco años es mayor que en el caso de los contenidos editoriales debido a que muchos de los niños pequeños aprenden a acceder a YouTube y las páginas de juegos a muy temprana edad y este tipo de páginas no requiere de grandes habilidades lectoras.

 

– Consumo y contextos

El contexto sociodemográfico incide en los consumos mediáticos de los niños y niñas, pues está directamente relacionado con la ubicación geográfica, la edad, el nivel socioeconómico, la calidad educativa, las características de la vivienda y las posibilidades de acceso a ciertos consumos, entre otras variables.

Sin embargo:

– La televisión es el consumo mediático por excelencia. En todos los hogares hay un televisor y, gracias a la alta penetración de la televisión por cable, la mayoría de hogares  tienen este servicio. El consumo de canales de televisión por parte de niños y niñas se reduce en su mayoría a los siguientes siete: Nickelodeon, DisneyChannel, Disney Junior, Disney XD, Cartoon Network, DiscoveryKids y Jetix. Unos pocos ven Animal Planet, y dentro del estudio ninguno afirmó espontáneamente ver Señal Colombia o canales nacionales.

– En general existe supervisión de los adultos respecto a los canales o programas que ven los niños. Se observó que en los primeros años hay un mayor control y conforme va aumentando la edad los padres se alejan del consumo mediático de sus hijos y estos ejercen autocontrol sobre sus contenidos.

– El consumo mediático aumenta con la edad, en cuanto a  frecuencia y a variedad. Los niños más grandes tienen mayores  capacidades lectoras, lo cual les abre las puertas a nuevos medios; tienen mayores influenciadores gracias a su proceso de socialización en la escuela, con amigos o familiares de su edad; y tienen menores restricciones de acceso a los aparatos electrónicos y a los medios.

– Para la mayoría de padres los canales claramente identificados como infantiles son un  sello de tranquilidad respecto a los contenidos que el niño o niña está viendo, aunque en  algunas familias cercanas al culto religioso, particularmente el cristianismo, hay un mayor  control sobre los programas, pues se considera que algunos de ellos son muy violentos, o transmiten a los niños mensajes “erróneos”.

– Por lo general los niños tienen un canal preferido, el cual tiene una estética y contenidos  particulares. Sus gustos son marcados fuertemente por las orientaciones estéticas, los códigos visuales y las temáticas habituales del canal, y por lo tanto es difícil adquirir gusto por estéticas y formas de contar historias que para ellos no son convencionales.

– Respecto a la cantidad de tiempo que permanecen viendo televisión, varía dependiendo de si tienen acceso a otros consumos o no. Los niños que sólo tienen televisión pasan entre tresy cinco horas diarias frente al televisor, y la mayoría del fin de semana, en combinación con otros juegos y actividades.  Los que tienen acceso a otros medios ven  entre una y tres horas diarias, y los fines de semana ven un poco más en combinación con otras actividades.

– Libros y lectura: en general los niños no leen por gusto y sus padres tampoco. En estratos más bajos hay no más de cinco o seis volúmenes de material escrito, y libros de colorear o que les regalan en la cajita feliz de McDonalds o en otros establecimientos comerciales.

En la cuestión de generar en los niños amor por la lectura, el gusto de los padres por ésta es un factor determinante, ya que son ellos los que compran los libros y crean el hábito de la lectura en los niños desde pequeños.

– Respecto al cine, hay una variación importante de asistencia a salas dependiendo del estrato socio económico más no de la edad. En los estratos medio altos, los niños van con sus padres al cine cada vez que sale una nueva película infantil, mientras que en los estratos medio y medio bajo, se utiliza el recurso de la película pirata.

– Internet es un medio cercano a los niños desde muy temprana edad. Algunos de ellos saben encender la computadora desde que tienen año y medio, e incluso si no saben escribir pueden buscar sus páginas favoritas, pues han memorizado las “teclas” con las que empieza la palabra, las ponen en el navegador, y cuando se autocompletan, saben reconocer la dirección mediante la cual se accede a la página. La frecuencia, el tiempo que permanecen en línea y la autonomía en la navegación, van aumentando con la edad. El uso es mayor los fines de semana y en vacaciones, cuando no están en el colegio y disponen de más tiempo.

– Para los niños pequeños el uso de Internet se limita a Youtube y jugar juegos en línea. Después de los siete años empiezan a tener acceso a redes sociales como Facebook bajo la supervisión de los padres y usan Google para buscar información para las tareas. También acceden a las páginas de sus canales de televisión favoritos, en donde pueden ver la serie, o jugar los juegos de los programas.

– Usan las tablet para entretenimiento y algunas tareas puntuales: bajan fotos, guardan las imágenes que más les gustan, descargan sus canciones, tienen gimmicks, fotos de las actividades que realizan, los apps de juegos preferidos, y tienen colecciones de protectores de pantalla. También usan frecuentemente Youtube para ver y escuchar a sus artistas favoritos. Si en la familia hay varios hijos, la tablet por lo general se la han dado al hermano mayor que la debe compartir a ratos con sus hermanos menores.

– Existe una tendencia a que los chicos tengan un alto aspiracional a tener celular, ya que a través de este medio tienen acceso constante a sus contenidos preferidos y al factor  socialización, que es clave en ciertas edades. No todos tienen celulares inteligentes, los que usan los de gamas medias y bajas utilizan los juegos que vienen incluidos en el aparato y las cámaras fotográficas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s