Home

En los últimos diez años, el concepto de “revista infantil” se transformó profundamente a partir de las innovaciones tecnológicas y las nuevas demandas de contenido de las chicas y chicos.

La revista infantil tradicional, aquella que se vende semanalmente en el kiosco de diarios y combina recursos escolares con entretenimiento analógico, como Billiken o Genios, parece estar en retirada. Resiste el formato papel de las revistas vinculadas a las franquicias más populares de personajes animados (Toy Story, Batman y otras), que ofrecen imágenes para colorear o juegos de palabras. Pero estas últimas no tienen una identidad más allá de los productos audiovisuales que les dieron origen y son más cuadernillos de juegos que revistas.

En la actualidad, el concepto de “revista infantil” está en plena transición. ¿Interesa a los chicos y chicas la idea de comprar una revista? Si es así, ¿sigue vigente el formato impreso o fue destronado por el soporte digital? Y en cuanto a lo editorial, si la información para la escuela está disponible en Internet, ¿qué tipo de contenidos debe abordar una revista infantil hoy?

Alrededor del mundo, algunos emprendedores valientes se han lanzado a contestar estas preguntas y a crear revistas infantiles diferentes, novedosas e inspiradoras. Acá les presentamos tres ejemplos, bien distintos entre sí, que vale la pena conocer:

Anorak

Una revista inglesa artística y colorida, autodenominada “la revista feliz para niños”. Se edita en papel 5 veces al año, está dirigida al público entre 6 y 12 años y tiene su propio app para iPhone y iPad.

Creada en 2006 por Cathy Olmedillas, una mamá que decidió armar una revista diferente para el público infantil, Anorak se destaca por su estética artesanal y la calidad de los ilustradores que convoca para una de sus ediciones temáticas. Además, suma en cada edición historias originales en formatos variados, propuestas de actividades y reseñas escritas por chicas y chicos. Si bien tiene publicidad, la línea editorial se aleja de fomento al consumo y la saturación – tan típicas de las revistas infantiles comerciales – y el resultado es un producto único y bello que se distribuye alrededor del mundo y se atesora como objeto de colección.

Timbuktu

“La primera revista para iPad dirigida a los chicos” –  así describen a Timbuktu sus creadores italianos. Esta revista digital (no tiene edición en papel), escrita en idioma inglés, está dirigida a chicos y chicas de 6 a 10 años. Nació en 2011 como un proyecto experimental que combinaba diseño, interactividad y el enfoque educativo Reggio Emilia en una aplicación gratuita y amigable. Este, su primer formato, proponía una experiencia de navegación similar a la de una revista (con páginas para hojear) y un contenido organizado alrededor de un tema, con hermosas ilustraciones y algo de interactividad. Al tiempo, la iniciativa creció, Timbuktú se mudó a los Estados Unidos y el formato cambió. La propuesta actual es más una aplicación de juegos que una revista, que suma nuevos contenidos periódicamente (muchos de ellos, pagos) y está pensada para usar en familia. A pesar de estas transformaciones, Timbuktú sigue llamándose “revista”. Si bien no es la única revista infantil para el iPad, probablemente sea la que tiene mayor proyección. Vale la pena seguirla de cerca.

Big Magazine for Kids

BIG es una revista australiana enfocada en las “artes creativas” que propone una premisa muy original: que artistas y chicos colaboren generando contenidos. Es un proyecto amateur de dos madres artistas y, aunque tiene un sitio web, la revista es ante todo una propuesta analógica y artesanal, que se edita en papel sin una periodicidad fija (hasta la fecha se han editado 4 números).

Previo a cada edición, desde el blog de la revista se lanza un tema o consigna (Mapas de tesoros, Hacia la oscuridad, De la semilla al cielo) y todos los lectores están invitados a enviar sus creaciones. La revista se nutre de ellas: collages, pinturas, arte digital y también poesías y textos. Así, BIG (“Bravery, Imagination, Generosity”) explora un formato interactivo en el sentido más tradicional del término – basado en las idas y vueltas con niños y artistas que dan vida a la revista y cuyas creaciones aspiran a su vez a generar las ganas de crear en los lectores. BIG es una revista para leer en familia, para mirar una y otra vez, para arrancar una página y colgarla en la pared, para tomar una idea y transformarla en dibujo. Una apuesta novedosa y arriesgada, de Australia para el mundo.

Por Carolina Masci

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s